Lo que necesitas saber acerca del contrato de arrendamiento

En Barranquilla, como en toda Colombia, existen un alto porcentaje de inmuebles en arriendo. Es por esto que uno de los ítems más relevantes dentro de este contexto inmobiliario, es el contrato de arrendamiento. Aquí te presentamos todo lo que necesitas saber acerca del contrato de arrendamiento, tanto en calidad de propietario como arrendatario.

El contrato de arrendamiento consiste en un acuerdo que se pacta entre el propietario de un inmueble y su arrendatario. Es decir la persona que desea ocupar el inmueble, a cambio del pago de una renta mensual, también llamado canon.

En este contrato, ambas partes acuerdan las normas y condiciones de uso del inmueble. Estableciendo los derechos y obligaciones tanto del dueño como del inquilino. Aunque puede ser verbal, lo aconsejable es que se formalice el contrato de arrendamiento por escrito. Pues de esta manera se tiene más garantías en caso de incumplimiento.

Lee también: Si vas arrendar tu inmueble, debes leer estos consejos

La información que debe contener el contrato incluye, fecha de inicio y culminación, datos personales del propietario y arrendatario. Así como datos de la vivienda, precio del canon, forma de pago y fecha de consignación del mismo. Adicionalmente, debe incluir las cláusulas que determinan las obligaciones correspondientes y las pertinentes para el buen uso del inmueble.

La duración puede diferir de un contrato a otro, y es convenida entre el inquilino y el arrendador. Generalmente los contratos de arrendamiento de viviendas se realizan por un año, con renovación anual. En el caso de otros tipos de inmueble, dependerá de su tipo y el uso para el que se arrienda. También existen contratos a tiempo indeterminado, en cuyo caso la prórroga puede variar según lo pactado.

En cuáles casos se culmina el contrato de arrendamiento

El contrato de arrendamiento puede terminar por mutuo acuerdo entre las partes. También es posible que se dé por terminado debido a ciertos motivos o condiciones que se pueden presentar. Algunas de las causales para que esto ocurra son:

• La mora en el pago del canon de más de 30 días, así como los reajustes dentro del período estipulado en el contrato.

• El subarriendo total o parcial, así como la realización de mejoras, sin la debida autorización previa del propietario.

• La violación del reglamento de propiedad horizontal, en los casos en los que aplique.

• El retraso en el pago de los servicios públicos, provocando la desconexión o pérdida de los mismos.

• El cambio de uso sin la autorización del arrendador o la utilización del inmueble para fines delictivos.

• Acciones que afecten la tranquilidad de los vecinos, de manera reiterada, por parte del arrendatario.

• En caso de que se ponga en venta el inmueble o si se requiere hacerle reparaciones.

El arrendatario también puede dar por terminado el contrato unilateralmente cuando: el propietario suspende premeditadamente los servicios, muestra conductas reiteradas que impiden el goce del inmueble, o no respeta los derechos del arrendatario.

Ambas partes pueden cancelar el contrato durante las prórrogas, siempre que lo notifiquen por escrito con una antelación no menor de tres meses.

En Aliados inmobiliarios, contamos con un equipo de trabajo altamente capacitado y multidisciplinario. Tenemos experiencia en la elaboración de contratos de arrendamiento para todo tipo de inmuebles. Te brindamos el mejor acompañamiento y asesoría durante todo el proceso de arrendar tu inmueble. ¡No esperes más y contáctenos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *